sábado, 24 de septiembre de 2011

Solo largo


Las calles de siempre. Siempre conocidas.
Sin ningún intento de revolución
en los árboles del parque.
Sin nada que ocultar
a ningunos ojos.
Desde tan cerca como puedo
me voy sin decir mucho.
Ninguna nube inoportuna.
Ni siquiera coches para acompañar.
La verdad es que no.
No quema por dentro.
Todas las miradas rojas
se esconden en el negro del final.
Sabía el café, con el sol en los ojos,
sólo a café.

2 comentarios:

  1. jaja es te lo escribiste en la terraza del bar

    ResponderEliminar
  2. Ya lo sabes, cuando gane dinero te aviso por tu participación xD. Pd: me fallaste!

    ResponderEliminar

Top